POMPEYA; LA MILENARIA CIUDAD DONDE QUEDARON PETRIFICADOS SUS HABITANTES

Pompeya, Italia.- La milenaria ciudad de Pompeya con casi tres mil años de antigüedad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, es uno los atractivos turísticos más visitados de este país, además de guardar la trágica historia de aquel día en que la erupción del volcán El Vesubio, llegó a la ciudad arrasando con todos sus pobladores, algunos de ellos ahora exhibidas como parte de la evidencia del hecho histórico, Pompeya es sin duda un ejemplo de una sociedad muy civilizada para su época.

En el año 79 de nuestra era, Pompeya padeció uno de los desastres naturales más violentos de la historia de la humanidad. Más de dos mil personas murieron instantáneamente tras la erupción del volcán que alcanzó a la ciudad, junto con Herculano, evidencia de ello, aún se pueden ver personas petrificadas, niños, perros, mascotas, en las posiciones en la que les alcanzó la muerte.

En el recorrido por las ruinas arqueológicas, según las investigaciones que se han hecho en este lugar, hay evidencias de que hubo pobladores asentados en el siglo XI antes de Cristo, pero datos sobre la fundación de la ciudad, se han encontrado evidencias cercanas al siglo VII antes de Cristo.

Ante los ojos de un turista mexicano, especialmente para quienes somos del norte, es impresionante la ciudad en su arquitectura y diseño, para la época en que fue construida, los alcances de las comodidades que se desarrollaron son muchas, el equivalente a un alumbrado público de las ciudades, ya se tenía con lámparas de fuego hace miles de años. Lo que ahora conocemos como el pavimento de las calles, hace miles de años en Pompeya, lo construían con arcilla y piedra, los ladrillos que ahora hacemos para levantar muros, ellos los hacían hace más de 2 mil años con piedra, todos uniformes y del mismo tamaño. También contaban con baños y agua caliente en ellos, cocinas, áreas de recreación, Pompeya tiene su propio coliseo, además de tener la habilidad de hacer altos muros de piedra ante la ausencia del acero que ahora se usa para edificaciones muy altas. Los techos de aquí, a pesar de su antigüedad, no tienen problemas de humedad ni goteras a pesar de estar fabricados con arcillas y piedra.

Esta ciudad, nos muestra no solo la historia de una sociedad que vivió la tragedia del volcán que los dejó petrificados, también nos habla de una forma de vida del ser humano de hace miles de años, una época donde la fertilidad era un tema muy importante y donde la sexualidad, no era un tema tabú, de hecho, los souvenirs que se venden al exterior de las ruinas arqueológicas, tienen como un tema recurrente la virilidad del hombre.

La reproducción era de vital importancia para la vida de cualquier matrimonio, y la inspiración nacía en la cocina, los diseños de éstas, se dividían en comedor, cocina y alacena, es decir, en un lugar se cocinaba, en otro se comía y en otro se guardaban los víveres, en éste último, era común tener el acto sexual cuando el objetivo era la procreación, pues se creía que engendrar un hijo en este sitio especialmente, era una buena forma de que hubiera abundancia de comida en la vida del niño, así que, la alacena, está llena de dibujos con temas sexuales que servían de inspiración para las parejas que intimaban en el lugar, lo que ahora podríamos considerar pornografía, ellos lo tenían en su alacena por todas sus paredes.

 

Pompeya se encuentra a escasos kilómetros de la ciudad de Nápoles, alojada a los pies del volcán Vesubio, uno de los más importantes volcanes del mundo dada su historia.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *