ARTE RUPESTRE DE 600 AÑOS ANTES DE CRISTO

Chihuahua, Chih. México.- Ojos del Chuviscar en la zona rural del municipio de Chihuahua es un sitio arqueológico que se encuentra a unos cuantos minutos de la ciudad, hacia la salida a la vecina ciudad de Cuauhtémoc, el cual guarda la historia de los primeros habitantes del estado, desde el año 600 Antes de Cristo según la evidencia arqueológica que detalla que este lugar fue ocupado por última vez hace 200 años por indígenas que dejaron aquí parte de su cultura.

En las pinturas rupestres también existe información astronómica. En las rocas se encuentra dibujado el planeta Venus, un calendario, una representación en culto a la fertilidad, también hay evidencia de un conteo que hacían, producto de la captura de animales que cazaban, informa el Instituto Nacional de Antropología e Historia en su cartel publicado en este mismo lugar.

Aquí vivieron los apaches que se encuentran dibujados montados a caballo, puntas de proyectil y la caza de animales para el alimento, entre otras características que se asocian a la cultura apache. Las pinturas representan también la montaña, la lluvia, el sol y la luna.

El camino hasta este lugar, es de terracería, y es necesario caminar unos quince minutos para llegar hasta las cuevas y el cañón que está sobre el río.

Para llegar a este lugar se puede hacer en cualquier tipo de vehículo ya que la vía se encuentra pavimentada y solo 6 kilómetros de terracería en buen estado, donde se puede apreciar no solo el milenario arte rupestre que se encuentra en el lugar sino también las exóticas formaciones rocosas a lo largo del cañón, sobre todo como un sitio opcional para quienes disfrutan del campo.

Para llegar a Los Ojos del Chuviscarse va por la carretera a Cuauhtémoc, a la altura de la gasolinera El Fresno se da vuelta a hacia la derecha y se sigue el camino 16 kilómetros hasta donde termina la brecha de terracería y a unos minutos caminando se encuentran las cuevas que guardan la historia de los primeros habitantes del Chihuahua, desde el año 600 Antes de Cristo según la evidencia arqueológica.

Este lugar tan cerca de la ciudad pero tan alejado de los ruidos y el bullicio es una opción para pasar un día de campo relajado, cobijado por las enormes rocas del cañón, ideal para quienes les gusta disfrutar de la naturaleza

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *